Carpintería metálica

Variedad de modelos y diseños ajustados a sus necesidades

Cómo realizar un buen mantenimiento de los elementos de aluminio

Decore sus espacios con trabajos de carpintería metálica
cómo realizar el mantenimiento y limpieza de los elementos de aluminio
13th septiembre, 2017

Como ya sabéis, el aluminio tiene múltiples ventajas que hace que sea uno de los materiales más utilizados para los diferentes elementos de la casa, como ventanas, puertas, barandillas o cerramientos. Entre sus principales ventajas se encuentran:

  • Ayudamos al medioambiente, ya que es un material totalmente reciclable.
  • Conseguimos mucha hermeticidad, ya que es un buen aislante, haciendo que ahorremos energía y dinero.
  • Gran durabilidad.
  • No supone un peligro para nuestra casa en caso de incendio, ya que no propaga el fuego.
  • Permite diversos acabados gracias a su versatilidad.
  • Y por último, no supone mucho esfuerzo de limpiar y mantener.

Nos vamos a centrar en esta última característica ya que, aunque es fácil de cuidar y mantener, cada elemento de aluminio necesita unos cuidados concretos para que esté perfecto y dure mucho más tiempo intacto. Toma nota.

  1. Barandillas de aluminio. Este elemento facilita a las soporte y apoyo, evitando caídas y resbalones. No obstante, mucha gente pasa sus manos por su superficie lo que la expone a acumular una mayor cantidad de gérmenes y bacterias que otras partes de nuestro hogar y, por lo tanto, necesita limpiarse periódicamente. Para su limpieza tendremos que preparar un barreño en el que echaremos agua caliente, unas gotas de jabón líquido y otras de amoniaco. Ayudándonos de un paño humedecido con esta mezcla limpiaremos concienzudamente la superficie. Finalmente, secaremos con ayuda de un paño seco.
  2. Marcos de las ventanas y puertas de aluminio. Primero, debemos determinar si tiene mucha suciedad. Si no es el caso, mezclaremos en un barreño agua y un jabón de lavavajillas. Si tienes muchas manchas, una solución de agua y amoniaco.Frotaremos con un trapo humedecido con la mezcla y enjuagaremos y repetiremos el proceso hasta que la estructura quede limpia, para ello debemos frotar con movimientos uniformes y lineales. Para terminar, secaremos con un papel o un paño suave y seco, para que no queden marcas.
  3. Cerramiento de aluminio. Los porches o cerramientos de aluminio son ideales para el exterior, ya que su limpieza es sencilla. Para comenzar, cogeremos una esponja empapada en agua, elimina los restos de suciedad superficial, como aquellos provocados por el desuso o por el clima. Seguidamente, mezclamos en un barreño detergente en agua y vuelve a repasar toda la superficie del aluminio. Si aun así no es posible quitar todas las manchas y, siempre que el acabado lo permita, podemos aplicar amoniaco, pero siempre con mucha ventilación. Finalmente, seca las esquinas y otras zonas que observes, para evitar gotas que estropeen el resultado final.
  • Archivos